CTPCBA » VII CONGRESO » GUÍA PARA PONENTES

GUÍA PARA PONENTES

GUÍA PARA PONENTES

Preguntas frecuentes

El Congreso que organiza el CTPCBA por séptima vez es uno de los congresos de traducción e interpretación más importantes del mundo (ver congresos anteriores). En ellos se han presentado las más altas autoridades de cada especialización; por eso, presentar una ponencia en el Congreso es una apuesta por darse a conocer como profesional y compartir ideas, investigaciones o experiencias propias. Participar de un congreso como ponente genera antecedentes académicos y curriculares, te vincula con colegas y expertos en tu área de especialización, y contribuye a la construcción colectiva del conocimiento.

Una ponencia es un texto académico similar a un artículo científico, pero presentado de forma oral en un congreso. Es una presentación, comunicación o propuesta sobre un tema concreto que se ha investigado o del que se ha tenido alguna experiencia. El objetivo es atraer la atención sobre ese tema y compartir brevemente el análisis realizado y las conclusiones.

Estos son los elementos de una ponencia: título, autores, resumen, introducción (donde se contextualiza el tema y se capta la atención y el interés del auditorio), marco conceptual (donde se plantean los eventuales referentes teóricos), planteamiento de la hipótesis y justificación (donde se propone el análisis particular sobre el tema), conclusión y referencias bibliográficas.

Una ponencia no es un curso o un taller, por lo que postular los objetivos o las actividades que realizarían los asistentes no corresponde. El resumen de ponencia debe expresar el contenido que tendrá la ponencia completa; es decir, debe resumir aquel desarrollo teórico de la investigación, el análisis realizado o la experiencia profesional e incluir las conclusiones. Esto es necesario para que el resumen pueda ser evaluado.

Por ejemplo, no es suficiente enunciar que «la ponencia planteará» algo, debe plantearse concretamente lo que se expondrá. No es suficiente enunciar qué es lo que se propone analizar, presentar, describir o reflexionar en la ponencia, sino que deben exponerse resumidamente esos análisis, descripciones o reflexiones. Tampoco debe expresarse que se llegará a una conclusión, sino que debe presentarse la conclusión concreta.

Sí, un ponente puede presentar una ponencia que haya sido escrita conjuntamente con otros colegas. (Art. 5 del Reglamento de Presentación de Ponencias).

Sí, un ponente puede presentar hasta dos ponencias en todo el Congreso, sean de autoría individual o conjunta con otros colegas. (Art. 4 del Reglamento de Presentación de Ponencias).

Las ponencias serán evaluadas por un Comité Evaluador. En primera instancia, se evaluará el resumen de ponencia presentado. Si es aprobado, se solicitará en segunda instancia el envío del texto completo de la ponencia para evaluarlo. Una ponencia puede ser aprobada, aprobada con modificaciones (el Comité Evaluador puede solicitar alguna aclaración o modificación, o cambiar el nivel o el eje temático en el que se enmarca la ponencia) o rechazada. Si es rechazada por el Comité Evaluador, será evaluada en segunda instancia por el Comité Ejecutivo del Congreso. (Arts. 14 y 15 del Reglamento de Presentación de Ponencias).

Sí, al igual que cualquier asistente al Congreso, con los mismos aranceles, categoría y plazos de inscripción. Esto se debe a que todo ponente es, además, asistente de pleno derecho a todas las ponencias del Congreso. (Art. 16 del Reglamento de Presentación de Ponencias).

¿Cómo hago más atractiva la presentación de mi ponencia?

Como sabés con anterioridad a la presentación de la ponencia que tenés 40 minutos para tu exposición y 10 minutos para contestar las preguntas del auditorio, ensayá tu presentación para estar seguro de cubrir los temas que te interesa compartir dentro del tiempo establecido. Tratá de ser dinámico y entretenido en tu exposición: los temas más arduos pueden ser atractivos cuando los transmite un buen comunicador.

El texto de una ponencia suele estar escrito para ser leído, no para ser comunicado oralmente. Suele decirse «el público vino a escucharte a vos, no a que le leas un texto». Evitá leer toda la ponencia para no perder la atención del auditorio; en su lugar, anotate boyas temáticas de lo que querés compartir y enfatizar de la ponencia y leé solo los ejemplos textuales si es necesario.

Una buena presentación no es la que más recursos tecnológicos utiliza, sino la que emplea bien la menor cantidad. Solo recurrí a la tecnología cuando consideres que puede aclarar o ayudarte a explicar un concepto; de lo contrario, es mejor no utilizarla porque distrae el foco de la atención de lo verdaderamente importante: lo que querés decir.

Si vas a utilizar una presentación proyectada, evitá usarla solo como un ayuda memoria que leés mientras hacés tu presentación. El público no necesita que se la leas, necesita que comentes lo que ya puede ver en la pantalla y que le agregues valor. Cuando el foco de la atención es derivado a una proyección, sucede lo mismo que con la lectura: el protagonista deja de ser el ponente. Evitá la sobrecarga de información por diapositiva; cuidá que el texto sea suficientemente grande y claro para que lo lea un auditorio, y que los colores tengan buen contraste (no pongas fondo oscuro sobre oscuro o claro sobre claro).

Uno de los comentarios más frecuentes del auditorio es que no se escucha; por eso, hablá con volumen y articulá las palabras sin apurarte. El micrófono debe estar siempre a pocos centímetros de tu boca.

Our partner: essay writing service

ACTUALIZACIÓN DE CONTRASEÑA

Olvidé mi CONTRASEÑA

INGRESO Intranet

INGRESO MATRICULADOS

INSCRIBIRME A LA ACTIVIDAD

Seleccione la opción que corresponda

ACTUALIZACIÓN DE CONTRASEÑA

Olvidé mi CONTRASEÑA